Las maletas de viaje retro

 

Las maletas de viaje retro

 

Una maleta o mochila de viaje cuanta muchas historias solo con verlas te evocara las veces que te ha acompañado a tus viajes y aventuras una compañera necesaria en tu viaje y las maletas retro son las maletas que más personalidad tienen y más evocan recuerdos.

 

A la hora de decidirte por una maleta para viaje, puede que para ti, lo que más prime sea la estética, mas que su funcionalidad, materiales o demás cualidades de una maleta.

Si tu forma de vivivir es la moda retro o hípster tenemos una selección de maletas que recomendarte. Hay maletas vintage que son auténticas piezas de coleccionista y que, simplemente teniéndolas en el salón de tu casa, te servirán como maleta de decoración.

 

 

¿Que es retro, y porque comprarlo?

Puedes comprar maletas vintage para utilizarlas, disfrutar de su diseño antiguo mientras viajas y disfrutas de nuevos horizontes. También puedes utilizarlas para organizar tus objetos más preciados y decorar con ellas alguna habitación.

Puedes ponerlas al pie de una cama y tener un pequeño aparador improvisado donde guardas la ropa más esencial. Las maletas retro son también una muy buena opción, sin dejar de tener un aspecto antiguo,una maleta vintage es todo un privilegio, puedes decidirte a dejarla con esos toques desgastados para contribuir a la decoración de una habitación rústica o de estilo shabby chic.

 

 

 

Retro procede del latín y que puede traducirse como “hacia atrás”. Cuando se añade este elemento a un término, se indica que está vinculado a algo del pasado

se trata de objetos que evocan al pasado, pero que no deben necesariamente pertenecer a él, ni siquiera haber sido diseñados en otros tiempos, simplemente emplean la estética de otra época tratando de apelar a nuestra nostalgia. Dentro del ámbito de la decoración ha cobrado especial protagonismo en los últimos años el llamado estilo retro, ya que se ha impuesto como moda. En concreto, el mismo se identifica para referirse a ese look que tiene una casa o un local y que se caracteriza por evocar el que tenían las viviendas y establecimientos durante el periodo comprendido entre los años 50 y los 80.

En concreto, decorar un espacio con estilo retro supone cumplir a rajatabla con las siguientes premisas o claves:
-Se produce una notable combinación de colores suaves y estridentes.
-Toman especial protagonismo los estampados de motivos geométricos.
-Las alfombras tienen una notable presencia, especialmente las de pelo.
-Los objetos decorativos inspirados en décadas pasadas y los mobiliarios de líneas rectas también es importante que se encuentren presentes.
-Las tapicerías deben contar con su protagonismo también en los locales y viviendas de look retro.
-La madera se tiene que combinar con otros materiales, como sería el caso del cristal.

Deja un comentario