Como elegir saco de dormir

 

 

¿Que es un saco de dormir?

Un saco de dormir es simplemente una manta cuadrada, cerrada con una cremallera en uno o dos lados, permitiendo que sea doblada por la mitad y que pueda asegurarse en esta posición. Un saco de dormir de este tipo es embalado doblándose por la mitad o por tercios, enrollándose hacia arriba y asegurándose con correas o cuerdas sujetas en fijadores.

Ya sabemos lo que es un saco y como usaremos pero a que condiciones haremos frente, frecuentemente tomaremos en consideración a que temperatura estaremos, y si estaremos a cubierto o a la intemperie así podremos seleccionar el modelo y materiales de nuestro saco.

  1. Por encima de 10 °C.- Ideal para viajes de primavera y verano.
  2. 0-10 °C.- Normalmente se utilizan en rutas de montaña donde no haga demasiado frío.
  3. Menos de 0 °C.- Para rutas de frío extremo bajo cero. Recomiendo ser consecuente con el precio y comprar uno que tenga el suficiente aislamiento como para velar por tu salud.

Recuerda que no es lo único que tendrás que hacer a la hora de ver, las características del saco de dormir y es observar cuáles son las temperaturas límite, extrema y de confort. La de confort es la que te debes guiar, ya que en condiciones normales es como vas a dormir mejor, la extrema seria la más baja  pero seria ideal que estubiese acompañado por un aislante del suelo y una manta sobre todo las cercanas a 0 grados o inferiores y la máxima la que no debemos superar.

Material de relleno o aislante

El material de relleno es el punto más importante a la hora de elegir un buen saco de dormir que se adapte a nuestras necesidades, y es el que se va a llevar la gran parte de responsabilidad en el precio final del mismo.

Plumón / Pluma

Se trata de un producto natural y de alto  rendimiento para retener el aire caliente.

Fibra sintética

Se trata de un producto no natural con rendimiento muy parecido al plumón.

Algodón

Solo son recomendables para campings ya que aunque muy comodos son muy pesados para transportar.

Cantidad de relleno y peso

La cantidad de relleno es la que va a fijar la capacidad de retención de calor del saco, de manera que a más relleno, mayor la temperatura que podrá retener en su interior el saco.

 

 

¿Cómo pierde calor un saco de dormir?

 Son cuatro los fenómenos que hacen que un saco de dormir pierda el calor de su interior y, por tanto, disminuya la temperatura. Estos son la evaporación, la radiación, la conducción y la convección. Vamos a ver qué son cada uno de ellos.

  1. Evaporación: La humedad que transpira nuestro cuerpo debe salir al exterior del saco lo más rápido posible, ya que al quedarse en el interior nos enfriaríamos reduciendo la temperatura del saco.
  2. Radiación: Cualquier cuerpo irradia calor al exterior, sobre todo cuanta más baja es la temperatura externa; de ahí que el saco deba proveer algún mecanismo para evitar que ese calor del saco pueda escapar del mismo.
  3. Conducción: Dos cuerpos en contacto se transpasan calor hasta que quedan igualados. Al estar el suelo a una temperatura más baja que nosotros, estaríamos cediendo constántemente el calor que nosotros generamos. Por ello, un buen aislante es muy importante a la hora de dormir sobre el suelo.
  4. Convección: El aire caliente tiende a escaparse y dejar su lugar al aire frío. De ahí que las aperturas del saco sean otro punto importante de pérdida de calor en su interior, sobretodo en noches de mucho viento, mientras que en noches calurosas lo que se obtiene es un frescor agradable.
Deja un comentario